27 de septiembre de 2013

En el punto de mira

Leo Messi y su padre han declarado, en el día de hoy, en los juzgados de Gavá por un presunto fraude fiscal de 4,1 millones de euros a Hacienda. Se rumorea que el futbolista ya los habría pagado, además de los intereses y otros 10 millones más para evitar nuevos expedientes.

La persecución mediática que sufre el jugador argentino por ciertos medios de comunicación, tuvo su origen en este presunto delito cometido contra la Hacienda Pública. Sirvió de trampolín para intentar desestabilizar al “crack rosarino”, cuestión que por el momento no están consiguiendo, ahí están sus números.

Después del caso Hacienda, llegó a Barcelona como técnico el “Tata” Martino. No tardaron ni un día en comentar que había sido el propio Messi quien fichó a Martino, es más, decían y siguen diciendo que hace las alineaciones. A continuación, que Leo no encajaría con Neymar, no apoyaba la candidatura de Madrid 2020, no se llevaba bien con los canteranos del Barça…, vamos sólo les falta acusarle de que fue él quién mató a Manolete.

Sandeces una detrás de otra, sin ninguna prueba pero con un objetivo claro, que Leo abandone el fútbol español, para permitir que el “triste” Real Madrid, a pesar, de la millonada en fichajes, consiga reinar en el fútbol mundial.

Diez temporadas en primera división, 386 partidos, 323 goles y 121 asistencias con el Barça. Con Argentina, 83 partidos, 37 goles, 24 asistencias.

Juzguen ustedes mismos, pero sería muy injusto que, al final, un jugador de este nivel tuviera que abandonar el fútbol español para levantar el ego de unos cuantos.
 
 
Redactor: @TheSpecialPep