3 de octubre de 2013

El rodillo alemán


Muchas dudas rodeaban al Bayern de Pep Guardiola en este inicio de temporada; el equipo había perdido verticalidad, aburría su juego combinativo en el centro del campo, Pep se había inventado a Lahm como “jefe de operaciones”, críticas todas ellas resultas a favor de Guardiola después del magistral partido del Bayern Münich en campo del City. Victoria contundente por 1 gol a 3, en lo que fue el mejor partido de la segunda jornada de la Champions League.

Guardiola afrontó el “partido por el liderato” del grupo D con sólo un cambio en el equipo habitual. Toni Kroos recuperó la titularidad en detrimento de Mandzukic, que arrancó desde el banquillo. El canterano del Bayern acompañó en el centro del campo a Schweinsteiger y Lahm.

Franck Ribéry adelantó a los muniqueses en la primera ocasión clara del choque (7´). Tras el tanto del francés sólo existió un equipo sobre el césped, pero el Bayern no logró convertir su superioridad en goles. Aunque en la segunda mitad, Müller (55´) y Robben (59´) no tardarían en solventar el duelo por la vía rápida. En los instantes finales Negredo (80´) lograría el gol de la honra local. El borrón del partido fue la roja directa que vio Boateng, en lo que fue el único error defensivo del Bayern.

El Bayern con esta victoria lidera el grupo D con 6 puntos, seguido de Manchester City y CSKA de Moscú con 3 puntos. Los rusos vencieron (3-2) al Viktoria Pilsen que cierra el grupo con 0 puntos.

Un dato estadístico, siempre que el Bayern Münich ha ganado un partido en tierras británicas durante una competición europea, ha salido vencedor de la misma.


Redactor: @TheSpecialPep