12 de octubre de 2013

La entrenadoritis del marqués

Hay una enfermedad en el mundo de los técnicos de fútbol que se llama “entrenadoritis”, la cual tuvo contagiado al seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, durante el día de ayer. Los efectos que produce dicha enfermedad son bien sencillos, tomar decisiones que nadie entiende salvo los propios entrenadores, es decir, tratan de inventar un deporte que lleva muchos años inventado.
La selección española disputaba su penúltimo partido clasificatorio para el Mundial Brasil 2014, contra Bielorrusia en el campo del Mallorca. A pesar de los problemas que hubo previos al partido, una explosión dentro del estadio estuvo a punto de suspenderlo, el encuentro se desarrolló según lo esperado. Dominio absoluto de España, sin demasiada profundidad pero la paciencia dio sus frutos y con dos goles de Xavi y Negredo, se superó a la selección del este de Europa por 2 goles a 1.
Lo sorprendente no fue el resultado ni el juego ni la victoria, sino ver dos jugadores en el once inicial que nadie esperaba, Víctor Valdés y Michu. Sólo Vicente del Bosque y Antonio Grande, que pretendió justificarlo previamente en los micrófonos de Telecinco, veían con normalidad la titularidad de ambos jugadores. En rueda de prensa postpartido, Del Bosque dijo que jugó Valdés porque Casillas sólo había jugado un partido, ¿y el día de Finlandia?, ¿por qué no jugó Víctor Valdés?, lo dicho “entrenadoritis”. El caso de Michu es más sangrante si cabe, no había sido convocado para estos dos partidos, y tras la lesión de Villa, Vicente del Bosque le llamó, pasando de la no convocatoria al once titular, ¿alguien lo entiende?...



Redactor: @TheSpecialPep